¿Quién fue Stanley Miller? Descúbrelo Aquí

Stanley Miller (Oakland, California, 7 de marzo de 1930 – 20 de mayo de 2007) fue un investigador estadounidense conocido por sus investigaciones sobre el origen de la vida. Graduado de la Universidad de California (obteniendo su Licenciatura en Ciencias en 1951), donde fue alumno de Harold Urey.

stanley miller

Biografía de Stanley Miller

En la investigación de Miller y Urey, en 1953, como alumno suplente, hizo una recreación de la hipótesis hecha por Oparin de los estados de la Tierra primitiva en busca de respuestas químicas que pudieran fabricar sus primeros cuadrados fundamentales (aminoácidos y proteínas) simples.

En 1954 adquiere un doctorado en química de la universidad de chicago. Fue educador asociado (1958-1960), maestro de relaciones (1960-1968) y profesor de ciencias en la Universidad de California en San Diego en 1968, permaneciendo en el cargo durante mucho tiempo. (Ver Articulo Sobre: Para que sirve la luna).

La investigaciones de Stanley Miller cubren el lugar de origen de la vida (fue visto como un pionero en la investigación de la exobiología), la ocurrencia característica de los hidratos de clatrato y los instrumentos generales de anestesia. Él era un individuo miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, y obtuvo una Medalla Oparin.

Durante la década de 1950, Stanley Miller ayudo con la suplantación de la mezcla abiótica de compuestos orgánicos con respecto al avance evolutivo. Utilizó el centro de investigación de recreación de las condiciones químicas en la Tierra primitiva para demostrar que la combinación sin restricciones de estas mezclas podría haber sido un momento inicial de la raíz de la vida. Aunque algunos investigadores dicen que los gases que se utilizaron para esta investigación eran incorrectos.

Experimentos de Stanley Miller y Urey

En 1953, Stanley Miller, un estudiante juvenil, dirigió una progresión de exámenes en el laboratorio de Harold Clayton Urey, que se distribuyeron ese año en el diario Science. Alexander Oparin y John Haldane, Miller y Urey estimaron que el entorno terrestre crudo se creó en su mayor parte a partir de NH3, H2O, CH4 y H2. Estructuraron un cilindro que contenía estos gases, como los del entorno temprano de los inicios de la Tierra, y una expansión de agua que imitaba al mar antiguo.

Descubrimientos

Los ánodos crearon liberaciones de flujo eléctrico dentro de la cámara llena de gas, representando así los rayos. Dejaron que la prueba continuara durante toda una semana, y después de eso examinó la sustancia del líquido presente en el balón. Encontraron que pocos aminoácidos naturales se habían formado inesperadamente a partir de estos materiales inorgánicos básicos.

En el análisis, se utilizaron agua (H2O), metano (CH4), amoniaco (NH3) e hidrógeno (H2). Dichas sustancias químicas se fijaron dentro de una disposición limpia de cilindros y recipientes de vidrio asociados en un circuito cerrado. Uno de los soportes estaba medio lleno de agua y otro contenía un par de electrodos.

El agua se calentó para disiparse, y los electrodos transmitieron aturdimientos eléctricos a diferentes recipientes, que cruzaron el vapor de agua y los gases de la taza, y recrearon los rayos que ocurrirían en una atmosfera de la Tierra hace miles de años. (Ver Articulo Sobre: Luna roja o luna de sangre).

En ese momento, el ambiente de la investigación se enfrió, por lo que el vapor de agua se volvió denso y las perlas volvieron al soporte principal, que se calentó en un ciclo constante, y posteriormente se hicieron diversos compuestos orgánicos.  Oparin se dio cuenta de que la Tierra necesitaba oxígeno antes de la vida. La prueba es que cuando las rocas con hierro son extraídas, el material aún no presenta óxido en su estructura metálica.

Antes de que la vida apareciera en la Tierra, había partículas básicas e inorgánicas, por ejemplo, agua, metano o amoniaco. Sea como fuere, debido a las variables que ocurrieron en la Tierra alrededor de ese momento (rayos, impactos constantes de las estrellas fugaces, emisiones volcánicas, etc.), las sustancias inorgánicas se separaron para ofrecer partículas naturales (aminoácidos, glucosa, etc.).

Las partículas inorgánicas se transformaron en naturales cuando hubo un suministro de energía. Las sustancias complejas se ensamblaron en cuentas llamadas coacervados que se reunían en los océanos crudos hasta el punto que ofrecieron ascender a las partículas aptas para reproducirse. Estas primeras criaturas vivientes fueron aquellas que cambiaron una gran cantidad de dióxido de carbono en oxígeno.

Stanley Miller intentó demostrar esta hipótesis con un dispositivo básico que mezcla vapor de agua, metano, amoniaco e hidrógeno. Se sospechaba que estos gases eran los que existían en el aire de la Tierra en aquellos días.

Para imitar los flujos eléctricos (entradas de energía), utilizó terminales. Con esta prueba reprodujo las condiciones prebióticas y con la contribución de energía de los terminales obtuvo algunos aminoácidos, azúcares y ácidos nucleicos, sin embargo, nunca adquirió materia viva, solo una parte de sus segmentos.

Deja un comentario!