Los desastres naturales generan cambios violentos e inesperados en la tierra con repercusiones fatales como destrucción, muertes y alteración estructural de la superficie de la tierra, debido a eventos de índole meramente ambiental. En este artículo encontrarás toda la información relevante sobre estos fenómenos, cuáles son los tipos que existen y sus características.

Desastres naturales

¿Qué son los desastres naturales?

Se entiende por desastres naturales las distintas manifestaciones de la naturaleza que ocurren de manera repentina y violenta ocasionando pérdidas de vidas y de materiales, así como destrucción y cambios en la faz de la tierra.

En los desastres naturales no está involucrada la mano del hombre y el término solo se aplica cuando dicho fenómeno afecta de manera ostensible a una población en condiciones de vulnerabilidad.

Ello implica que no se considera desastre natural aquel fenómeno de la naturaleza que no ocasione víctimas ni daños materiales que lamentar.

Desastres naturales

Así, por ejemplo, si en medio del océano se desata un huracán, el mismo no puede ser catalogado de desastre natural, a menos que pase por allí un crucero, lo destruya y haya víctimas.

Según su naturaleza dichos eventos incluyen una diversidad de fenómenos que van desde los atmosféricos y espaciales hasta los propiamente terrestres. En el artículo La tormenta de arena se presenta otro desastre natural relacionado.

Otro aspecto importante a considerar en cuanto a los desastres naturales es que dejan de ser fenómenos cuando sobrepasan un parámetro que se ha establecido como normal. Se recomienda la lectura de la Ola de frío para conocer más de la temática.

Por ejemplo, un temblor deja de ser fenómeno y pasa a ser desastre natural cuando supera los límites establecidos según los métodos de medición de la magnitud del momento sísmico, convirtiéndose en terremoto.

Desastres naturales

Causas de los desastres naturales

En las investigaciones que se realizan sobre esta materia se han definido dos causas principales:

  • Los producidos por los fenómenos de la naturaleza.
  • Los inducidos por la acción humana.

Por fenómenos de la naturaleza

Se refieren a los desastres que son producto de un fenómeno natural que ha sobrepasado los límites de la normalidad, poniendo en riesgo la supervivencia humana. Este es el caso, por ejemplo, de terremotos y erupciones volcánicas.

Estos fenómenos se corresponden con los procesos naturales de transformación y adaptación de los ciclos de vida de la tierra. Son independientes de la intervención humana, de manera tal que son inevitables, aun cuando se podrían mitigar sus daños mediante la implementación de planes de evacuación o contingencia.

Por la acción humana

Derivados de la intervención humana descontrolada y abusiva en la naturaleza, estos desastres pueden alterar el ecosistema, ocasionando cambios que ponen en riesgo la supervivencia de las personas, a mediano o largo plazo.

Tal es el caso cuando se llevan a cabo deforestaciones, propiciando sequías. Son desastres naturales que pueden prevenirse.

Desastres naturales

Consecuencias de los desastres naturales

Estas consecuencias dependen del tipo de desastre, de sus dimensiones y de su ubicación. En general, los daños que dejan los desastres naturales son de diversa índole. Los podríamos resumir de la siguiente manera:

  • Provocan la propagación de las enfermedades.
  • Transforman el entorno y las condiciones de vida en el lugar donde aconteció el hecho.
  • Ocasionan la pérdida de muchas vidas humanas.
  • Cambian la fisonomía del espacio topográfico.
  • Causan cuantiosas pérdidas económicas por la destrucción de infraestructuras y viviendas.
  • Interrumpen todos los servicios básicos, los cuales requerirán de grandes inversiones para poder restablecerlos.
  • En caso de inundaciones y tsunamis, se requerirá un desvío del curso de las aguas.

Desastres naturales

Es propicio, no obstante, acotar que estas consecuencias pueden resultar aún más graves en virtud de la errada planificación de los asentamientos humanos, de no tener previstas las medidas de seguridad apropiadas, de no contar con los debidos planes de contingencia y emergencia adecuados y de los necesarios sistemas de alerta. Esta falta de previsión hace que los daños del desastre natural sean más lamentables.

Tipos de desastres naturales

Se han clasificado los desastres naturales según su forma de manifestación en la naturaleza de la siguiente manera:

Fenómenos atmosféricos

Este tipo de fenómeno se origina según las condiciones climáticas propias de la atmósfera, cuando éstas tienden a ser extremas. Por tal motivo, se contemplan de diversos eventos entre los que podemos mencionar a los huracanes, sequías prolongadas, ventiscas, tormentas eléctricas incesantes, tormentas de arena, ola de calor, etc.

Huracanes

Se trata de un fenómeno tormentoso de forma cíclica a baja presión que se presenta sobre los océanos. Se produce por la evaporación del agua que asciende del mar y se convierte en tormenta.

Esto es debido al efecto Coriolis que hace que la tormenta gire, por la fuerza invisible de las masas de aire según la rotación de la tierra, convirtiéndose en huracán si sobrepasa los 110 km/h.

Desastres naturales

Es propicio destacar que los huracanes en su espiral de fuertes ráfagas de vientos con abundantes lluvias pueden contener materiales que van arrastrando a su paso. Durante su trayectoria ocasionan una depresión atmosférica en las zonas tropicales.

Según su ubicación, se les denomina de diferente forma. En la región sureste del océano Índico y suroeste del Pacífico, se le llama ciclón, si se genera en el mar Caribe, se denomina huracán y si ocurre en el mar de Japón y océano Índico, se dice que es un tifón.

Un ejemplo de un huracán muy destructivo fue el Huracán Andrew, que azotó el sur del estado de Florida en Estados Unidos en 1992.

Ventisca o nevazón

Se refiere a la tormenta de viento y nieve que se genera a temperaturas inferiores a 0ºC, propias de las zonas de alta montaña o altas latitudes.

Resulta ser muy peligrosa, ya que dificultan en gran medida la visibilidad y puede propiciar lesiones por congelamiento de las extremidades, aturdimiento e incluso muerte por hipotermia.

Desastres naturales

Tormentas

Son las que aparecen cuando coinciden varias masas de aire que tienen diferentes gradientes de temperatura. Esto da lugar a que se produzca inestabilidad atmosférica que genera fuertes ráfagas de vientos, granizadas, lluvias con relámpagos y truenos, en cuyo caso se le denomina tormenta eléctrica.

Desastres naturales

En esta tormenta se produce una potente descarga electrostática natural, en la que la descarga eléctrica del rayo va acompañada por la emisión de luz o relámpago, debido a la corriente eléctrica que ioniza las moléculas de aire.

Esta electricidad circulante calienta y expande rápidamente el aire, lo cual produce el ruido característico del trueno.

Ola de calor

Caracterizada por intenso calor pòco usual y para que se genere se requiere la combinación de varios factores como la altas temperaturas, humedad y vientos catabáticos, que son los que, por lo general, se producen en la noche en zonas altas y al descender chocan con los otros fenómenos atmosféricos, generando cambios bruscos en su velocidad.

Pueden afectar las cosechas, animales y, por supuesto, a los seres humanos del lugar, pudiendo disminuir sus capacidades, ocasionarles agotamiento extremo, llegando a su total inhabilitación. Incluso maquinarias pueden verse afectadas por este fenómeno.

Tormenta de granizo

En este desastre natural se generan enormes cantidades de granizo que dañan el lugar donde caen e incluso pueden llegar a lesionar a las personas.

Son pedazos de hielo, que resultan realmente devastadores en los cultivos, pues dañan las cosechas, los campos, maquinarias delicadas y matan el ganado.

Una evidencia de sus terribles consecuencias fue la tormenta de granizo acaecida en Múnich, Alemania en agosto de 1986, cuando el granizo no solo dañó casas, automóviles y árboles, sino que se reportaron entre 300 y 600 fallecidos y heridos que se encontraban cerca del lago de la ciudad, el cual fue bautizado, desde entonces, el Lago de los Esqueletos.

Tornado

Son corrientes de vientos violentas y bruscas que pueden soplar hasta velocidades de 500 km/h, ocasionando grandes destrozos a edificaciones y personas. Es un desastre natural que resulta de una tormenta.

Las zonas más afectadas han sido Australia, Estados Unidos, Argentina y Europa central.

Un ejemplo contundente de lo veloz que es un tornado fue el que sucedió en mayo de 1999 en Omaha, Oklahoma, donde el tornado registró una velocidad de más 500 km/h.

Desastres naturales

Tormenta de arena

Este es el fenómeno meteorológico en el que vientos intensos levantan grandes volúmenes de arena, polvo y otras partículas del suelo seco durante un tiempo más o menos prolongado, llevándolos a kilómetros de distancia. Se suele llamarla también tormenta de polvo o polvareda.

Esta elevación de la arena es producto de la combinación de varias corrientes de viento turbulentas o de desplazamiento vertical.

Es un desastre natural típico de las regiones áridas y semiáridas como las de la región del Sahara en África septentrional, de Arabia, desierto Taklamakán del noroeste de China, las Grandes Llanuras de Norteamérica y el desierto de Gobi de Mongolia.

Manga de agua

El fenómeno de la manga de agua, también denominada tromba de agua o tromba marina, se presenta específicamente en aguas tropicales en épocas lluviosas.

Es un desastre natural que se genera en las nubes tipo cúmulo y se desplaza hasta llegar a la superficie del mar donde reciben el rocío del agua. Resulta ser un fenómeno natural peligroso para los barcos y los aviones, a los cuales les puede ocasionar desperfectos.

La creencia popular dice que como en el Triángulo de las Bermudas es donde más a menudo se producen las mangas de agua, ellas son las causantes de las misteriosas desapariciones de barcos y aviones.

Sequía

Este desastre natural meteorológico es el producto de unas condiciones climatológicas secas con muy poca o ninguna precipitación, debido a la escasez de lluvias.

Es un fenómeno que puede durar años ocasionando deterioros no solo los terrenos, cultivos y animales, sino a la población que dependen de la agricultura para sustentarse.

Esto conlleva a la falta de comida y agua y, por consiguiente, conduce a la hambruna.

Simún

El simún es un viento excesivamente seco, muy caliente con temperaturas que pueden exceder los 54 °C, una humedad inferior a 10%, de gran fuerza, se desplaza en forma de nube y que se presenta de manera imprevista entre los meses junio y agosto.

Al soplar, en dirección al mar, arrastra grandes volúmenes de arena color rojo y partículas de polvo, provocando en ocasiones violentas tormentas de arena.

El término “simún” viene del árabe samûn, que significa “viento venenoso”, en vista de que por sus características puede perturbar las vías respiratorias, afectar los ojos, ocasionar ahogos y mucho calor en las personas, a las que puede derribar por su gran fuerza e incluso malograr. En su recorrido puede llegar a sepultar poblaciones enteras.

Se produce en todo el territorio de los desiertos de Arabia, Sahara, Israel, Siria, Jordania.

Movimientos de masa

Se entiende por movimientos de masa a los deslizamientos de terrenos, avalanchas, aludes y otros corrimientos de masas terrestres. Pueden ser provocados por temblores, erupciones volcánicas y precipitaciones.

Se incluyen en esta categoría los deslizamientos de montañas, lodos, piedras y rocas, nieve, etc., que en su recorrido arrastran todo a su paso.

Desastres naturales

Corrimiento de tierra

Entre los movimientos de masa se encuentra este fenómeno en el que los deslizamiento de tierra mayormente ocurren junto rocas y árboles derribando casas y cualquier infraestructura y destruyendo cosechas, animales y todo lo se halle en su recorrido.

Son también provocados por terremotos o erupciones volcánicas e, incluso, por inestabilidad del terreno adyacente.

Se ubican también en esta categoría a los corrimientos de barro o lodo, llamados a veces aluviones, provocados fundamentalmente por el agua de una lluvia fuerte y constante que penetró en el terreno, lo debilitó e hizo que se desprendiera.

Los corrimientos de tierra son más comunes luego de unas lluvias prolongadas, o de un terremoto o de tsunamis.

Desastres biológicos

Se consideran como desastres naturales a las enfermedades producidas por virus, parásitos o bacterias que se transmiten generando infecciones y lesiones graves altamente contagiosas y difundiéndose a nivel de epidemia o pandemia.

Se contemplan aquí específicamente las epidemias y pandemias, que se originan de brotes infecciosos que pueden o no atacar directamente al ser humano. Este tipo de enfermedades se cataloga como uno de los peores y más peligrosos desastres naturales.

Es de destacar que las epidemias son las enfermedades contagiosas que atacan a una población focalizada por un tiempo determinado. Pero ésta se convierte en pandemia cuando se expande desde su locación originaria a otros países. Ello crea una situación de emergencia internacional.

La humanidad ha tenido que sufrir varias epidemias y pandemias en su historia. Entre las epidemias más notorias están el COVID, el sida, la peste negra, la gripe española y la viruela.

Por ejemplo, cuando se propagó la peste negra del XIV, se produjo la muerte de unos 20 millones de personas, mientras la gripe española de 1918 fue un virus por el que hubo entre 25 a 40 millones de muertos.

Desastres naturales

Entre las pandemias se debe señalar a la pandemia de gripe A (H1N1) que se propagó los años 2009 y 2010, provocada por una variante del Influenzavirus A, que fue un subtipo H1N1, aparecido en 2009.

Ahora también en el año 2020 se vive en todo el mundo una pandemia por el contagio del virus chino conocido científicamente como COVID- 19.

Se trata de una pandemia declarada que ha puesto a todas las naciones del mundo desarrollado y en vías de desarrollo en una completa emergencia tratando de encontrar una vacuna, de manera tal de que no se siga expandiendo y buscar los remedios apropiados para los contagiados.

Desastres naturales

Desastres volcánicos

Se refieren a aquellos eventos geofísicos que se derivan de los movimientos de la corteza terrestre.

Se producen cuando al aumentar la temperatura del magma de las profundidades de la tierra, se expulsan diversos materiales activos que son liberados a través de un volcán de forma abrupta y con mucha violencia.

La lava caliente que brota va quemando toda la fauna y flora, arrasando terrenos y pueblos y creando nuevas capas de superficie.

Desastres naturales

Incendios

Estos desastres naturales son ocasionados por eventos como las sequías, el intenso sol o, incluso, la presencia de vidrio y otros materiales en los que se concentran los rayos solares haciendo que se enciendan objetos fácilmente inflamables.

Ello da inicio a enormes y devastadores incendios, que consumen inmensas áreas de pastizales e incluso bosques enteros a su paso.

Son capaces de destruir la vida animal y vegetal y contaminar de manera contundente la atmósfera debido a las partículas de cenizas en suspensión y al humo.

Desastres naturales

Fenómenos espaciales

Son aquellos fenómenos que provienen del espacio afectando la vida en la superficie terrestre. Se incluyen entre estos fenómenos la caída de objetos desde fuera del planeta como los meteoritos, vientos y tormentas solares.

Impacto de meteoritos

Los meteoritos son materiales como rocas que se desplazan a gran velocidad por el espacio exterior.

Por lo general, cuando ingresan a la atmósfera atraídos por la tierra, lo hacen en forma de lluvia, impactando en los terrenos y poblaciones con gran fuerza y ocasionando en su mayoría incendios y devastación.

Tormentas solares

Se presentan cada cierto tiempo según los ciclos de actividad solar, en los que se generan llamaradas o destellos solares, nubes de gas caliente y partículas eléctricamente cargadas. Se les conoce también con el nombre de tormenta geomagnética.

Según su intensidad pueden interferir en el campo magnético lo que ocasiona apagones, interferencias en las comunicaciones e incluso trastornos a la salud.

Terremotos

Estos son los movimientos agitados, abruptos, repentinos, desordenados y por cierto espacio de tiempo de la superficie terrestre, debido a los desplazamientos de las placas tectónicas.

Si el movimiento es leve, de corta duración, que no causa daños mayores, se habla de un temblor.

Si se trata de un sacudón que dura varios segundos, o tal vez minutos, ocasionando pérdidas de vidas y de materiales, pudiendo derribar edificios, árboles y hasta montañas, se le cataloga como terremoto.

Como ya se ha señalado, existen diversos métodos de medición de la magnitud del movimiento sísmico que permiten clasificarlos debidamente.

Estas escalas se utilizan para describir la fuerza general del sismo y se basan en la intensidad o gravedad de la sacudida del terreno. Las magnitudes normalmente se establecen a partir de las mediciones de las ondas sísmicas que registra un sismograma. Entre estas escalas podemos mencionar:

La escala de Richter: Mide la fuerza de los terremotos según su magnitud o la cantidad de energía liberada durante el sismo. Esta medición se toma de los datos de ondas sísmicas registrados por los sismógrafos.

La Escala de Mercalli: Evalúa la intensidad de los terremotos a partir de los efectos y daños a las estructuras. Es una escala de 12 puntos, que utiliza números romanos.

Tsunamis e inundaciones

Se producen por un descontrolado comportamiento de grandes masas de agua, que son consecuencia de otros fenómenos atmosféricos o geofísicos.

Por ejemplo, los tsunamis se derivan de los terremotos submarinos, cuyo epicentro se produce en la plataforma marítima y que ocasiona el desplazamiento de una enorme masa de agua oceánica hacia las costas. Son también llamados maremotos.

También se pueden originar bruscos cambios climáticos, como lo ha sido el evento meteorológico de El Niño.

Este tipo de evento provoca grandes inundaciones, que hace que las masas de agua se desborden de su cauce, anegando todas las zonas a su paso.

A estos fenómenos se les denomina también desastres hidrológicos y su ocurrencia puede sumergir a poblaciones enteras bajo las aguas, arrastrando todo y arruinando cosechas y pueblos.

Desastres provocados por el ser humano

El hombre, en su afán por avanzar en su desarrollo, ocasiona desastres a la naturaleza cuando lleva a cabo sus actividades de manera descontrolada e irresponsable.

Algunos de estos desastres son:

  • La contaminación del medio ambiente, incluyendo las cuencas hídricas, ríos, manantiales, lagunas debido a las actividades de explotación minera y por derramamiento de petróleo.
    • Ejemplo de ello es la explotación del petróleo en la selva peruana o colombiana, en donde ha habido rotura de tuberías o petroductos, que envenenan ríos y extingue el ecosistema.
    • Asimismo, la iluminación nocturna que altera el ciclo vital de animales y plantas.
  • La explotación irracional sin previsión ni control de los recursos naturales renovables como los bosques y el suelo y los que no son renovables como los minerales.
  • La construcción de viviendas y edificaciones en zonas de alto riesgo.
  • La fuga de materiales radiactivos que ha generado tantas y extrañas alergias, malformaciones y enfermedades. Son ejemplos fehaciente de ello:
    • Las enfermedades raras y efectos en los hijos y nietos de los supervivientes de Hiroshima y Nagasaki.
    • Los efectos del accidente nuclear de Fukushima I en Japón y el de Chernobyl en la ex Unión Soviética.
    • Caso de Atolón de Mururoa, cuyas ondas expansivas habrían producido la falla de Nazca y, por ende, sismos de Perú y Chile.
  • Los conflictos bélicos y la lucha para la destrucción de los sembradíos de coca que ha llevado a emplear agentes biocidas que despojan los suelos de su capa fértil, dejándolos como tierras estériles.
    • Por ejemplo el uso de napalm y otros elementos destructivos, como se hizo en Vietnam del Norte.
    • Otro ejemplo ocurrió en las guerras de Medios Oriente, en las que se usaron explosivos no detonados, que han puesto en riesgos a los habitantes y animales del lugar.

Derrame de petróleo

Las consecuencias de los desastres naturales que el ser humano ocasiona son el producto de no prever las medidas de seguridad apropiadas, la falta de planes de emergencia y sistemas de alerta y la mala planificación en cuanto a la construcción de pueblos y ciudades.

Además, dichos desastres ocasionan los devastadores efectos en el momento en que se producen, pero a mediano y largo se evidenciarán los daños de estos desastres naturales en el desarrollo social y económico de la región, lo que conduce a más pobreza, destrucción de infraestructura, reducción de la producción agrícola.

Todo ello redundará negativamente en la salud, educación, seguridad alimentaria y obstrucción del avance tecnológico y social.

Algunos desastres naturales más grandes de la historia

A lo largo de la historia de la tierra son muchos los desastres naturales acontecidos. Algunos de los más relevantes en los que se han producido grandes pérdidas humanas y materiales son los siguientes:

  • Erupción del Vesubio, 79 d.C. Terrible erupción que destruyó las ciudades de Herculano, Estabia y Pompeya, en la cual no se pudo contabilizar la cantidad de víctimas, aun cuando se han encontrado unos 1.500 cuerpos bajo la materia volcánica.
  • La Gripe Española, 1918. Provocada por un brote de influenza H1N1, que generó una pandemia que se estima ocasionó la muerte de unas 500 mil personas en todo el mundo.
  • La Tragedia de Vargas, Venezuela, 1999. Vaguada en la zona del litoral, ocasionada por intensas lluvias durante una semana y deslaves masivos de tierra. El Récord Guinness lo cataloga como el alud de barro más mortal de la historia.
  • Terremoto del Perú, 1970. Se estima que fallecieron entre 30 mil y 50 mil personas, en virtud de que el terremoto provocó una avalancha de la montaña nevada Huascarán.
  • Huracán Mitch, 1998. Se produjo en la zona de Centroamérica en el que fallecieron alrededor de 18 mil personas.
  • Tsunami del Índico, 2004. Fue una consecuencia de un terremoto de 9 grados de magnitud cerca de Sumatra. Murieron unas 275 mil personas.
  • Terremoto de Chile, 2010. Azotó las zonas de Biobío, La Araucanía, Valparaíso, O’Higgins, Metropolitana de Santiago y Maule. Murieron 525 muertos y 23 desaparecidos.
  • Tsunami de Japón, 2011. Provocado por un devastador terremoto en la cuenca del Océano Pacífico de 9,0 grados en la escala de Richter. Se generaron olas de hasta 40,5 metros de altura.
  • Huracán Dorian, 2019. Afectó las zonas del Caribe, las Bahamas, EE.UU., Canadá e Islandia, en el que desaparecieron unas 2.500 personas y unas 70 mil resultaron damnificadas solo en las Bahamas.
  • Incendios de la selva amazónica, 2019 (Brasil, Bolivia, Perú, y zonas aledañas de Paraguay y Argentina). Provocados por la deforestación inducida por el sector ganadero, en los que se destruyeron 2,5 millones de hectáreas. Hizo que se agravara el cambio climático, comprometiendo la producción de oxígeno y las principales reservas de agua dulce del planeta. Las consecuencias de este desastre son a largo plazo para la supervivencia humana.

Otros desastres naturales que podemos señalar son:

  1. Terremoto de Lisboa, 1755. Ocurrido el día de los difuntos, que destruyó la ciudad y dejó cerca de 100 mil muertos. La magnitud del terremoto fue de 8,7 grados con una devastación que duró 10 minutos.
  2. Inundación del Río Amarillo, 1931. Se generó luego de torrenciales lluvias que siguieron a dos años de sequía. Fallecieron unas 300 mil personas ahogadas, pero la epidemia y la hambruna que se desataron aumentó el número de víctimas a casi 4 millones de muertos.
  3. Terremoto de Haití, 2010. Tuvo una intensidad de 7,1 con varias réplicas y un saldo de 300 mil personas fallecidas.
  4. Incendios forestales de California, 2018. Se registró un saldo de 71 fallecidos y 1.011 desaparecidos, aproximadamente. Miles de hectáreas fueron consumidas por el fuego y 12 mil edificaciones destruidas.
  5. Erupción del Volcán de Fuego, Guatemala, 2018. Produjo la muerte de 99 personas, unas 200 desaparecidas y al menos 4.000 evacuadas.

Deja un comentario!