Satélite Ariel, lo que aún no sabes de este satélite del Planeta Urano

El satélite Ariel es el cuarto satélite más grande de Urano y el segundo en cercanía de los satélites fundamentales. Fue encontrado en 1851 por William Lassell y nombrado por un personaje de dos obras únicas de escritura inglesa.

Características generales

El 35% de la superficie del satélite se conoce del vuelo de prueba de Voyager 2 en 1986, es el único acercamiento que se conoce al sistema  de Urano hasta la actualidad. Es el decimocuarto satélite en relación al tamaño del sistema planetario cercano.

Este satélite tiene una órbita sobre el plano del ecuador del planeta que, al ser opuesto a la órbita que posee Urano alrededor del Sol, hace que el satélite tenga un ciclo ocasional extraordinario. Como todos los demás satélites de Urano, lo más probable es que se formó a partir del “disco de acreción) que rodeaba el planeta después de su desarrollo. Se confía en que está hecho de una mezcla decente de rocas y hielo, y se separa en un centro de roca rodeado por una capa de hielo.

Tiene una superficie alucinante, establecida por amplios terrenos con cráteres y cortada por marcos de salientes, barrancos y bordes. Indica una acción geológica que en lo que queda de los satélites, tal vez como resultado del calentamiento de las mareas.

Historia

Ariel fue encontrado por William Lassell el 24 de octubre de 1851. Esa noche también descubrió Umbriel. Aunque William Herschel, pionero de Titania y Oberon, garantizó a finales del siglo XVIII que había visto cuatro satélites diferentes de Urano, 3 las percepciones no fueron afirmadas y esos ítems se consideran espurios.

Todos los satélites de Urano representan nombres de personajes de las obras de William Shakespeare y Alexander Pope. Umbriel, similar a los siguientes tres satélites uranios conocidos en ese Monento, fue nombrado en 1852 después de una recomendación hecha por John Herschel a petición de Lassell. Ariel es la que lidera a los silfos en la obra de Pope. El rizo robado y la duendecilla que sirve a Prospero en la obra de Shakespeare “La tempestad”. Además, suele ser designado como Urano I.

Órbita y rotación del satélite Ariel

La órbita que posee el satélite Ariel es relativamente redondeada (la excentricidad que posee es de 0,0012) y una baja tendencia con respecto al ecuador de Urano (0,260 °). El radio de dicha órbita es de alrededor de 190.000 km, lo que lo convierte en el satélite más cercano a Urano de los cuatro más grandes. En particular, se encuentra a unos 165.000 km de su superficie.

Ariel posee una rotación sincrónica; es decir, le toma el mismo tiempo girar sobre sí mismo que en torno a Urano, utilizando en los dos desarrollos 2,52 días terrestres. En este sentido, generalmente muestra la misma cara de su superficie a Urano, de manera similar a como lo hace la Luna a la Tierra. De esta manera, hay un lado del ecuador de Ariel desde el cual generalmente puedes observar Urano y otro lado del ecuador desde el que no puedes.

Atributos físicos

El satélite Ariel es un cuerpo casi totalmente esférico de 1158 km en medida normal, algo más pequeño que Umbriel. Sea como sea, mientras que Umbriel es el más oscuro de los enormes satélites, Ariel es el más brillante, con un albedo alrededor del 40%.

Superficie

La superficie del satélite Ariel es una de las más jóvenes y con menos cráteres de todo el marco de Urano. Tiene cavidades en el rango de 5 y 10 km de ancho, lo cual indica que no posee cráteres grandes.

Su superficie, similar a la de Oberon y Titania, tuvo que soportar el efecto de las sobras planetarias en la formación de nuestro sistema solar. Aunque la historia geológica de Ariel debe ser más parecida a la de Titania, ya que soportó fundamentalmente el asedio de las partes restantes del arreglo satelital de Urano, que fue posterior y que, en el satélite Ariel, eliminó totalmente los grande cráteres. La distinción con Titania es que el movimiento de tierras en Ariel fue más extraordinario y demorado.

La superficie de Ariel presenta pruebas tectónicas globales con valles estrechos restringidos por defectos de estiramiento y quebradas. Las falla son más pronunciadas que las de su igual  Titania y en algunos lugares los valles de las fallas alcanzan varios kilómetros de profundidad.

Como lo indica el modelo reconocido para la evolución del satélite Ariel, en medio de la barrera heliocéntrica, el volcanismo comenzó a cubrir las enormes cavidades, ya sea por la actividad del magma, o por el hecho de que la capa exterior era caliente y delicada y derrumbo sus paredes. La forma en que se irradio el calor interior enfrió el satélite desde el exterior hacia el interior. El agua se solidificó en el interior, expandió su tamaño y toda la superficie del satélite necesitó extenderse, lo que provocó un sistema de fallas de expansión.

Solo un tercio de los cráteres se han encontrado a partir de lo conocido como “el bombardeo planetocéntrico”, lo que es una indicación de que se han eliminado y su superficie se ha rehecho mediante un proceso volcánico posterior. Además, hay signos claros de que Titania descarga material desde el interior.

En algunos puntos, paralelamente a la falla, se observa material que se derramó desde el interior del satélite como el magma que fluye en los bordes marítimos de la Tierra. Lo que importa es que el material que salió del interior de Ariel no era magma, sino una mezcla de hielo y roca que se movió de manera correspondiente a una masa helada terrenal, cubriendo los accidentes de épocas pasadas y configurando sus bordes con una pendiente inesperada de un kilómetro de altura.

Exploración espacial

El Voyager 2 es la única de todas las sondas enviadas al espacio que ha visitado Urano y su marco de anillo y satélites, realizando un sobrevuelo en enero de 1986. La distancia más cercana del satélite Ariel fue de 127.000 km el 24 de enero, 77% de la separación de Ariel a la superficie de Urano. Tomó las principales fotografías de primer plano de Ariel, aunque solo la mitad sur del mundo fue capturada por el hecho de que es el único lado del satélite que es influenciado por la luz del día.

Percepción

El Telescopio Espacial Hubble vio un viaje poco común del satélite Ariel, el 26 de julio de 2006, cuando anticipó su sombra sobre Urano. Tales viajes simplemente suceden en medio de equinoccios cuando la órbita de Ariel está inclinada a unos 98 ° alrededor de Urano con respecto a la órbita que posee Urano alrededor del Sol. En medio del equinoccio de Urano, diciembre de 2007, el satélite Ariel creó sombras en el punto focal de este planeta.

Urano

Urano es el séptimo planeta en nuestro sistema solar, el tercero más grande y el cuarto generalmente más gigantesco. Recibe su nombre por el ser divino griego del cielo Urano (del griego «Οὐρανός»), el padre de Crono (Saturno) y el abuelo de Zeus (Júpiter). A pesar del hecho de que es distinguible a simple vista en el cielo nocturno, los astrónomos de la historia antigua no lo catalogaron como un planeta debido a su bajo resplandor y la gradualidad de su órbita.

Sir William Herschel declaró su revelación el 13 de marzo de 1781, satélite Arielcreciendo así las fronteras d nuestro sistema planetario, sin precedentes para la historia actual. Urano es, además, el planeta principal encontrado por un telescopio. (Ver Articulo Sobre: Satélite Europa).

Urano es comparativo en parte con Neptuno, y los dos tienen una estructura que no es exactamente igual a la de los otros dos gigantes helados (Júpiter y Saturno). En esta línea, los astrónomos en algunos casos los organizan en una clase alternativa establecida como “los gigantes helados”. El aire de Urano, aunque como el de Júpiter y Saturno, ya que está hecho principalmente de hidrógeno y helio, contiene una mayor cantidad de nota «hielo» y agua, amoniaco y metano, junto con indicios de hidrocarburos.

Tiene el ambiente planetario más frío del grupo planetario cercano, con una temperatura base de 49 K (- 224 ° C). Además, tiene una estructura nubosa excepcionalmente alucinante, adaptada a los niveles, donde se confía en que las nieblas más reducidas están hechas de agua y las más elevadas de metano. Curiosamente, el interior de Urano está hecho esencialmente de hielo y roca.

Al igual que los otros planetas monstruosos, Urano tiene un marco de anillo, una magnetosfera y varios satélites. El marco de Urano tiene un diseño novedoso relacionado con planetas alternos, ya que su eje de rotación está extremadamente dispuesto, casi en su plano de orbita alrededor del Sol. De esta manera, sus ejes norte y sur están en el lugar donde la mayoría de los planetas alternativos tienen el ecuador.

Visto desde la Tierra, los anillos de Urano dan la presencia de abarcar el planeta como una gran diana, y los satélites giran alrededor de ellos en sentido de las manecillas de un reloj, a pesar del hecho de que en 2007 y 2008, los anillos aparecieron ubicados de lado. El 24 de enero de 1986, las fotos de la Voyager 2 demostraron que Urano era un planeta sin luces notables extraordinarias e incluso ningún grupo de nieblas o tempestades relacionadas con los otros gigantes.

Sin embargo, los espectadores terrestres han visto signos de cambios regulares y una expansión en el movimiento meteorológico en los últimos tiempos cuando Urano se acerca a su equinoccio. Los pasos de viento de Urano pueden alcanzar o incluso superar los 250 metros por cada segundo (900 km / h) .

Deja un comentario!