¿Conoces la Terraformación? Descúbrela aquí

La terraformación es un proceso que ha sido parte de la fantasía humana por muchos años, pero debido al avance actual de la tecnología, quizás en unos años se logra adaptar algún cuerpo celeste cercano para que pueda albergar vida dentro de su entorno, si deseas saber mas acerca de la terraformación, en este articulo te diremos todo lo que deberías saber.

¿Que es la terraformación?

La terraformación se puede comprender de dos maneras diferentes:

Como un término apropiado que representa procedimientos situados a la intervención de un planeta, satélite característico u otro cuerpo celeste para reproducir en este las condiciones ideales para la vida terrenal, para ser específico un clima y una temperatura satisfactorios, y la proximidad del agua. Esta es la primera utilización del término.

Como un término lógico casual, que agrupa una disposición de sistemas teóricos propuestos por investigadores de diferentes controles, para realizar el procedimiento descrito anteriormente en la vida real. (Ver Articulo Sobre: materia).

Primeras apariciones de los términos

El término terraformación apareció sin precedentes para una historia de ciencia ficción de Jack Williamson, titulada «Impact Orbit» y distribuida en el diario Astounding Science Fiction en julio de 1942. Otras fuentes apuntan de todos modos a la novela de un creador similar de 1949 titulada Seetee Ship. La idea actual, sin embargo, supera la propuesta de Williamson. De antemano, en un modelo anecdótico creado por Olaf Stapledon de 1930, titulado Últimos y primeros hombres, se da a partir de un ejemplo en el cual Venus se ve alterado después de una larga y peligrosa guerra con sus ocupantes locales, que normalmente cuestionan el proceso.

Terraformación científica

Paralelamente a su utilización en la ficción, la ciencia recibió el término con respecto a las diversas recomendaciones hipotéticas para, a largo plazo, colonizar diferentes planetas ajustando sus condiciones para la vida real. Carl Sagan, experto espacial y popularizador de la ciencia, propuso aplicar el diseño planetario a Venus en un artículo distribuido en el diario Science 1961 y titulado «El planeta Venus».

Sagan imaginó plantar el aire de Venus con crecimiento verde, que ingiriría dióxido de carbono y disminuiría el efecto invernadero hasta el punto en que la temperatura de la superficie bajara a niveles agradables. Las revelaciones posteriores sobre las condiciones de Venus hicieron que esta metodología fuera imposible.

El examen reflejó que el planeta tiene un ambiente excesivo para procesar y establecerse; e independientemente de si el crecimiento verde podría florecer en el clima seco y amenazador del aire alto de Venus, todo el carbono que se establecería en una forma natural se descargaría como dióxido de carbono cuando cayera en los distritos más bajos y cálidos.

Sagan también imagino un Marte sostenible para la vida humana en un artículo distribuido en la revista Icarus en 1973 titulado «Ingeniería Planetaria en Marte». Tres años después del hecho, la NASA abordó formalmente el tema del diseño planetario en una investigación que aún utilizaba la expresión «ecosíntesis planetaria».

El examen presumió que no se conocía el confinamiento de la posibilidad de ajustar Marte para mantener la vida y convertirla en un planeta sostenible. Ese año, en 1976, uno de los analistas, Joel Levine, estableció la primera reunion sobre terraformación, que en ese entonces se llamaba Modelado Planetario.

En marzo de 1979, el ensayista y arquitecto de la NASA, James Oberg, compuso el «Coloquio Primario sobre Terraformación», una sesión poco común celebrada en la Conferencia de Ciencia Planetaria y Lunar en Houston. Oberg avanzó las ideas de terraformación mencionadas en el coloquio en su libro New Earths distribuido en 1981. Pero no fue hasta 1982 que la palabra terraformación se utilizó en el título de un artículo distribuido en una revista.

El planetólogo Christopher McKay expresó «Terraforming Mars», un artículo para el Diario de la Sociedad Interplanetaria Británica. El artículo hablaba sobre los posibles resultados de una biosfera marciana automática, y la utilización de la palabra ha sido la favorita desde ese entonces. En 1984, James Lovelock y Michael Allaby distribuyeron The Greening of Mars.

Este representa otra estrategia para calentar Marte agregando clorofluorocarbonos al clima. Despertado por el libro de Lovelock, el biofísico Robert Haynes trabajó avanzando discretamente en terraformación y contribuyendo con la palabra ecopoiesis a su léxico.

Con la información actual, Marte es, por todas las cuentas, el planeta más cercano en el que se obtendrían los resultados más concebibles de la terraformación. Robert Zubrin, creador de la Mars Society, descubrió en 1991 un arreglo moderadamente modesto para una misión a Marte llamada Mars Direct, que construiría una persona cercana a Marte y dirigiría los esfuerzos en caso de terraformación.

La razón principal que se da para realizar la terraformación es la producción de un entorno que mantenga mundos apropiados que deben poseer las personas. En cualquier caso, algunos especialistas confían en que los espacios de vida espaciales serían un tipo de colonización espacial más ahorrativo.

En el caso de que investigaciones en nanotecnología y otras formas de sustancias propulsadas se lleve a cabo al ritmo actual, podría acabar concebiéndose para terraformar planetas en cientos de años en lugar de unos cuantos siglos. Por otra parte, podría ser sensato ajustar a las personas con el objetivo de que no requieran un entorno de oxígeno y nitrógeno en un campo gravitatorio de 1 g para vivir fácilmente. Esto podría disminuir la necesidad de terraformar planetas, o posiblemente cuánto deberían modificarse esos planetas.

Requisitos para la sustentación de la vida terrestre

Tenacidad planetaria

Una necesidad vital para la vida es la fuente de energía, pero el pensamiento de un planeta habitable infiere de muchos otros criterios geofísicos, geoquímicos y astrofísicos deben satisfacerse antes en la superficie de un cuerpo galáctico equipado para sustentar la vida. Específicamente importante es la disposición de variables complejas como criaturas multicelulares y de las formas de vida básicas en este planeta. La investigación y la hipótesis de esto es una pieza de la ciencia planetaria y el nuevo orden de la astrobiología.

Fases extra de terraformación

Cuando las condiciones son más ideales para la vida, la importación de especies extravagantes podría comenzar, comenzando con la vida microbiana. Con condiciones cercanas a las de la Tierra, la vegetación también podría ser intercambiada. Esto aceleraría la creación de oxígeno, que en principio le daría al planeta las condiciones esenciales para ayudar a la vida humana y de las criaturas.

Terraformación de Marte

La terraformación de Marte requeriría dos cambios interrelacionados notables: construir la atmosfera y calentarla. Dado que un ambiente más denso de dióxido de carbono y algunas otras sustancias que agotan el ozono atraparían la radiación solar, los dos procedimientos se fortalecerían mutuamente. En cualquier caso, se han propuesto varios resultados concebibles para la trasformación del planeta rojo.

Técnicas hipotéticas para la terraformación

La terraformación de Marte incluiría dos cambios entrelazados: hacer una atmosfera y mantener el planeta caliente. El aire marciano es generalmente delgado, lo que hace que el peso en la superficie sea bajo (0,6 kPa), en contraste con el de la Tierra (101,3 kPa). La atmósfera de Marte comprende un 95% de dióxido de carbono (CO2), un 3% de nitrógeno, un 1,6% de argón y solo contiene pequeñas medidas de oxígeno, agua y metano.

Debido a que su clima se compone principalmente de CO2, un gas conocido que produce el efecto invernadero, cuando el planeta comenzó a calentarse y derretir los polos, una medida más notable de CO2 ingresaría al medio ambiente haciendo que el incremento del efecto invernadero. Cada uno de los dos procedimientos apoyaría al otro, ayudando, en este sentido, a la terraformación. No obstante, es importante aplicar ciertos sistemas en un camino controlado a gran escala durante un tiempo suficientemente largo para lograr cambios factibles y transformar esta hipótesis en una realidad.

Entre algunas sugerencias se encuentra el bombardeo nuclear de la corteza y los casquetes polares como una técnica ágil para calentar el planeta. Ante la posibilidad de que un artilugio atómico explotara en las regiones polares, el calor excepcional derretiría una gran cantidad de agua solidificada y dióxido de carbono. Los gases creados densificarían el clima y aumentarían el efecto invernadero. Además, el residuo generado por la explosión atómica cubriría el hielo y disminuiría su albedo, permitiéndole fundirse más rápidamente bajo los rayos del sol.

La explosión de un artilugio atómico bajo la superficie calentaría el casco y ayudaría a la desgasificación del dióxido de carbono atrapado en las piedras. Si bien las fábricas atómicas son atractivas, ya que hacen uso de armas viejas y peligrosas en la Tierra y agregan calor al planeta de manera rápida y financiera, y transmiten los matices negativos de la demolición masiva a la condición local y los posibles impactos negativos de la destrucción del ambiente nativo .

Terraformación de Venus

La terraformación de Venus requiere dos cambios esenciales; Expulsa la mayor parte del dióxido de carbono de la atmósfera del planeta que alcanza el 96% de su entorno y, por lo tanto, disminuye el peso del planeta de alrededor de 9 MPa, ya que esto lo hace espantoso y disminuye la temperatura de la superficie que es de 737 K (alrededor de 464 ° C ). Los dos objetivos están profundamente interrelacionados, ya que la temperatura extraordinaria de Venus se debe al efecto invernadero causado por un clima tan denso.

Métodos propuestos

Podría utilizar un parasol situado en el punto interior de Lagrangian (L1) o en un anillo que rodea el planeta para disminuir la insolación agregada obtenida por Venus, de esta manera enfriando el planeta. Esto no se identifica directamente con el grosor colosal del clima de Venus, pero serviría para fomentar la utilización de otras técnicas recíprocas. También podría completar una doble administración trabajando como un generador de energía solar. El enfriamiento se puede mantener colocando los reflectores en la atmósfera o a primera vista. Globos flotantes reflectantes en la atmósfera podría crear sombra.

La evacuación de una parte del clima de Venus podría ser intentada por diferentes estrategias, potencialmente combinadas. La eliminación inmediata del gas climático de Venus al espacio probablemente sería excepcionalmente problemática. Venus tiene una velocidad de salida suficientemente alta para que sea ilógico lanzarla por impactos de asteroides.

La expulsión del gas atmosférico de una manera más controlada también sería problemática. La velocidad de revolución asombrosamente moderada de Venus implica que es difícil ensamblar los ascensores espaciales, y el entorno plano que debe eliminarse hace que los lanzamientos electromagnéticos no tengan sentido para sacar cargas desde la superficie del planeta. Los arreglos concebibles incorporan poner eslingas electromagnéticas en inflables de gran altura, o torres sostenidas por inflables que se extienden sobre el espesor de la atmósfera, utilizando fuentes espaciales o rotovatores.

Otra forma es convertir el aire de Venus en mezclas fuertes haciéndolo reaccionar con componentes incluidos de forma remota. Al presionar a Venus con magnesio y calcio metal refinados del planeta Mercurio u otra fuente, el dióxido de carbono podría capturarse como carbonato de calcio y carbonato de magnesio. Bombardear a Venus con hidrógeno, potencialmente adquirido de alguna otra fuente en el grupo planetario externo cercano y respondiéndolo con dióxido de carbono, podría suministrar grafito y agua a través de la respuesta de Bosch.

En gran medida, las velocidades moderadas de giro de Venus dan como resultado, en gran medida, largos días y tardes, que pueden ser difíciles de ajustar para la mayor parte de la vida en la tierra. Para expandir la velocidad del pivote de Venus, una gran cantidad de energía es importante con distintos ordenes de grandeza más notables que para eliminar su entorno, y es muy poco práctico.

La terraformación de Europa (luna)

Europa, una luna de Júpiter, es un potencial contendiente para la terraformación. Una de las ventajas de Europa es la proximidad del agua fluida que puede ser en gran medida valiosa para la presentación de algunos tipos de vida. Los temas son diversos; Europa está en medio de un cinturón de radiación expansivo alrededor de Júpiter y un hombre moriría dentro de diez minutos de aventurarse a estas condiciones.

Esto requeriría el desarrollo de enormes rompecabezas de radiación, que ahora son inviables. Entonces, nuevamente, este satélite está asegurado con hielo y debe calentarse, y el suministro de oxígeno sería fundamental, a pesar del hecho de que con la energía requerida, esto podría ser creado por la electrólisis del agua accesible. (Ver Articulo Sobre: Terremoto).

Terraformación de Mercurio

El mercurio se ha propuesto como un punto concebible para la colonización del espacio del grupo planetario interno cercano, junto con Marte, Venus, la Luna y el cinturón de asteroides. Con asentamientos duraderos que con toda probabilidad están limitados a los distritos polares, debido a las extraordinarias temperaturas diurnas en diferentes partes del planeta. Los viajes a partes alternas del planeta serían algo adecuado con las medidas apropiadas.

Terraformación de otros planetas y entidades del sistema solar

Otro contendiente concebible para la terraformación (a medio camino) sería Titán, Calisto, Ganimedes, la Luna, Encelado (la luna de Saturno) y el pequeño Ceres. La mayoría, en cualquier caso, tiene un poco de masa y gravedad para resistir un clima por un tiempo no concluyente (a pesar del hecho de que es concebible, aunque no es cierto, que un entorno podría permanecer durante innumerables años o ser reprovisionado. Además, a excepción de la Luna y Mercurio, una gran cantidad de estos cuerpos celestes están extremadamente alejados del Sol y se le debería incluir el calor necesario para la vida.

La terraformación de Mercurio anticipa un tipo alternativo de prueba, sin embargo, seguramente sería más simple que la terraformación de Venus. Se habla de la disposición de los ejes de Mercurio, que parece ser práctico con respecto a unos pocos. Titán de Saturno nos ofrece algunas ventajas, que no tienen otros puntos diferentes, con un peso de aire como el de la Tierra y la riqueza de nitrógeno y agua solidificada. Europa de Júpiter, Ganimedes y Calisto también albergan una gran cantidad de agua solidificada.

Terraformación de la luna

La Luna tiene la posibilidad de que sea apta para mantener un entorno. Algunas estimaciones muestran que un entorno de peso como el de nuestro planeta podría hacerse en la Luna, aunque esta se escaparía poco a poco, pero con una velocidad que va de los 10.000 a los 100.000 años, tiempo suficiente para que las personas tengan la capacidad necesaria para suplantar las perdidas atmosféricas que serían desde 0.01 a 0.001% cada año.

El SF6 también podría utilizarse como uno de los segmentos inertes del clima (junto con N2) que es el gas más pesado en presencia. Evidentemente, este gas no es venenoso, pero se sospecha que tiende a ser hasta cierto punto peligroso en las fijaciones altas, es bueno saberlo hasta que el punto en el que se enfoca sería protegido para arrojarlo al aire lunar.

El regolito lunar es en su mayor parte oxígeno, por lo que en la propia Luna tendríamos recursos para hacer una parte del medio ambiente, sin embargo, esto tiene una increíble falta de carbono, nitrógeno e hidrógeno, segmentos básicos en terraformación, carbono para el CO2 climático y la materia de las formas de vida, el nitrógeno como un segmento barométrico inactivo y suplemento para las plantas, y el hidrógeno como un segmento de agua. Nos veríamos obligados a traer estos segmentos de las rocas espaciales, que son ricos en estos componentes.

Requeriría ocupar algunas rocas espaciales e influenciarlas para que se estrellen contra la Luna, tal vez antes sería un pensamiento inteligente para lograr algo más espeso en el clima lunar, descargar oxígeno del regolito y en caso de que encontremos fuentes satisfactorias, crear gas SF6.

En este sentido, las rocas espaciales o los cometas descargarían su carga de manera más eficiente, ya que un efecto inmediato en la Luna sin ambiente apoyaría una ruptura de las partículas con mayor rapidez. En las condiciones actuales, un átomo de gas se escapa en un par de días desde el aire lunar en gran medida, cuanto más espesa es la atmósfera, mayor es la duración, ya que la atmósfera hace que la fuga de partículas sea problemática. La producción de algunos campos magnéticos que cubran la Luna también protegería el aire de la desintegración de la erosión del viento solar y daría más seguridad a las criaturas vivas.

¿Es factible la transformación de la luna?

La Luna tiene estados de vacío, poca gravedad y cercanía a nuestro planeta que le da un trabajo esencial más adelante en la colonización del grupo planetario cercano.

  • La Luna es un lugar decente para el desarrollo de inmensos telescopios, que con un tamaño más grande que los de la superficie de la Tierra y sin entorno podrían capturar imágenes de una calidad increíble.
  • Además, es un lugar decente para el desarrollo de laboratorios que explotan el vacío para investigaciones y trabajos modernos.
  • Es una fuente decente de materiales para futuros entornos naturales espaciales en círculo (Esferas de Bernal, O’neill Cylinders, Stanford Toroids), desde la cual se pueden trabajar tableros a base de luz solar (SPS) con materiales lunares, su altura desde la superficie lunar sería de mala calidad a medias debido a la baja gravedad y de forma incompleta en vista de la falta de rozamiento atmosférico.

Cada uno de estos puntos de interés se perdería si la Luna tuviera aire, pero una vez que los espacios de vida espaciales se acercaran a las rocas espaciales como una fuente de activos, su necesidad de adquirirlos de la superficie lunar sería superflua. Lo que es más, recordar que la terraformación de la Luna necesita un suministro decente de rocas espaciales, lo que implica que podemos adquirir activos de las rocas espaciales. Además, en las rocas espaciales tenemos condiciones increíblemente mejores que en la Luna.

En el caso de que nos preocupe que con un entorno en la Luna nunca podamos fabricar telescopios y centros de investigación, podemos hacerlos con las rocas espaciales en condiciones mucho mejores, ya que la gravedad cero ofrece la posibilidad de construir estructuras incomprensibles en la superficie lunar.

La gravedad lunar es insuficiente para mantener un gran bienestar, la gente no podría vivir en esa futura luna terraformada. Los ocupantes de la Luna serían ocupantes transitorios que podrían vivir en otro lugar con una gravedad satisfactoria, por ejemplo, la Tierra o los territorios espaciales. Una posibilidad es convertirlo en un paraíso para los visitantes, una vez que se haya reformado.

La población de la Tierra y los futuros entornos espaciales en círculo, podrían ver a la Luna como un lugar decente para pasar un par de días libres.  La industria de viajes es una fuente monetaria decente, en realidad muchas naciones viven en ella, no sería sorprendente que la industria de viajes en la Luna fuera así. A pesar de que la gente no podría vivir todo el tiempo allí, no implica que no podamos poblarlo con la fauna y la vegetación más variadas.

También habría problemas, como que las tardes de 14 días serían una prueba para la vegetación y también se encuentra el factor del granizo. Con una gravedad de una sexta parte de la tierra, las gotas seguirían siendo perceptibles por todas partes, lo que implica que se desarrollarían más, la lluvia caería con gotas mucho más grandes, y si el clima es frío, el resultado sería un granizo a la medida de las pelotas de golf, un detalle decente a considerar.

Colonización de la luna

terraformacionLa colonización de la Luna es una propuesta para la fundación perpetua de redes de personas en la Luna. El asentamiento inmutable en un cuerpo planetario único en relación con la Tierra ha sido uno de los temas centrales de la ciencia ficción, pero con la progresión de la ciencia, la posibilidad de que la colonización de la luna sea objetivo alcanzable y beneficioso que se está haciendo realidad. Coincidiendo con el inicio del siglo XXI, todas las grandes naciones han comenzado proyectos para ir a la Luna alrededor de 2020, con anhelos hacia Marte 10 años después.

Debido a su proximidad a la Tierra, algunos salvaguardas de la exploración espacial se convencen de que la colonización lunar es el siguiente avance coherente en la extensión del ser humano, a la luz del hecho de que los problemas financieros e innovadores de proporcionar una base lunar desde la Tierra en general, son sencillos en contraste con una base marciana.

Ventajas

Las ventajas de la elección lunar se obtienen de su cercanía a la Tierra. Limitando unas pocas rocas espaciales que a veces pasan más cerca, la Luna es el cuerpo más cercano a la Tierra, dando vueltas en una separación normal de 384.400 kilómetros. Esta es una separación constante y, en términos cósmicos, disminuyó. Esta cercanía tiene algunos puntos focales:

  • La energía requerida para enviar objetos desde la Tierra no es tanto como la requerida para otros cuerpos celestes.
  • El recorrido es breve: los viajeros espaciales del Apolo realizaron la excursión en tres días, y dado que se utilizarán cohetes de mezcla comparables, en cualquier caso, en las siguientes décadas, se requerirá una inversión comparativa para realizar la excursión. El breve lapso del recorrido también permitirá que las actividades de emergencia para alcanzar rápidamente el asentamiento humano, o una salida rápida que permita el regreso a la Tierra en caso de crisis. Este es un pensamiento imperativo mientras se construye una primera provincia.
  • El aplazamiento en los intercambios de ida y vuelta entre la Tierra y la Luna es inferior a tres segundos, lo que permite la correspondencia continua y la videoconferencia. El tiempo para diferentes grupos planetarios cercanos es de minutos u horas. (Ver Articulo Sobre: El planisferio).

https://www.youtube.com/watch?v=pBZZTIBf010

Deja un comentario!